15 feb. 2015

Martín Pescador (Alcedo atthis)

A veces no hace falta ir muy lejos para que la Naturaleza nos siga sorprendiendo. Precisamente el día que pude ver por primera vez al guapísimo y rechoncho Martin pescador, no llevaba la cámara, pasaba por casualidad por el lugar que no voy a desvelar, ya que es una especie protegida y no podemos correr el riesgo de que que algún "humano gracioso" vaya a molestarle.

Al día siguiente volví al mismo lugar y cuando ya me daba por vencida, apareció volando y emitiendo un agudo sonido, como diciendo: aquí estoy para que me conozcáis mejor y antes de que os pongáis a destrozar mi casa os lo penséis dos o mil veces... 

Se encuentra incluido en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, como "de interés especial" y en el Libro Rojo de las aves de España como "casi amenazada". En nuestro país es sedentario, viviendo en los cursos medios de los ríos, lagunas y zonas palustres que presenten un alto nivel de conservación. Durante los momentos más duros del invierno, puede desplazarse a zonas menos exigentes, donde la competencia para encontrar comida es menor, al igual que ha hecho este ejemplar que esperemos pueda regresar pronto a un medio más favorable.

El Martin pescador (Alcedo atthis), es una de nuestras aves más llamativas, con semejanza a un ave tropical. El plumaje anaranjado cubre su parte ventral, mientras que el azul verdoso domina en su parte trasera, los laterales y la cabeza, donde se intercalan salpicaduras metálicas que brillan intensamente. 


Comparada con su cuerpo, tiene una cabeza muy grande y un pico aún mayor, de forma cónica y color negro, potente y certera arma para capturar pequeños peces, base de su alimentación, aunque también le gustan los crustáceos, moluscos, renacuajos, larvas, insectos y demás presas de pequeño tamaño, que visualiza desde un alto antes de lanzarse como un obús sobre ellas, capturarlas y volver a su posadero para rematarlas con fuertes golpes, antes de tragarlas.

Las patas son muy cortas, igual que la cola, desproporciones que no afectan para nada a su belleza.



Este solitario y luchador ejemplar se corresponde con un macho joven (salvo que me digáis otra cosa ya que no soy experta en el tema).  El color azul de los adultos se sustituye por un color verde turquesa (como el de nuestro amigo) y el macho se diferencia de la hembra tan solo en el color de la base del pico: en el macho es negra y en la hembra naranja.


Los colores más fidedignos son los de las fotos anteriores, ya que las siguientes están hechas a contraluz.


Parte posterior con su pequeña cola


Si consigue llegar a la edad de reproducción, el macho tendrá que excavar un largo túnel en algún talud arenoso, donde la hembra pondrá entre cuatro y ochos huevos que incubarán entre los dos. El macho colabora en la alimentación de los polluelos y antes de que éstos empiecen a volar suelen realizar una segunda puesta en otro nido diferente. ¡Más no se le puede pedir!.

Las fuentes que consulté para saber un poco más del Martín pescador fueron:
www.seo.org
www.asturnatura.com
y el blog "amigo" de 
http://fenixavisunica.blogspot.com.es/


7 comentarios:

  1. Preciosa ave y muy bien fotografiada. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Miguel y Mit por vuestro comentario. Ojalá lo hubiera conseguido volando.

    ResponderEliminar
  3. Ahora en invierno es el mejor momento para verlos, más tranquilos y con muchos invernando en ríos, embalses y costas. Qué panchito parece este ejemplar.

    ResponderEliminar
  4. Que bien le has pillado.. Enhorabuena.. Tener al Martin delante siempre te da subidón de adrenalina.. ;-)))

    ResponderEliminar
  5. Preciosas fotos Belén, son una pasada. Las del pato mandarín también me han gustado mucho. Seguimos en contacto, yo también te he añadido en mi lista. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...