16 mar. 2015

Amieva. La Casa del Socuestu.

Siguiendo ruta por el concejo de Amieva, uno de los más espectaculares y desconocidos de nuestra Asturias, podremos comprobar que no existe aldea donde no se encuentre alguna joya arquitectónica en estado de total abandono o de irremediable ruina que guarde, entre los muros que se resisten a morir, retazos de nuestra historia.

El pueblo de Amieva, que fue capital del concejo del mismo nombre, con anterioridad a Sames, es un bello enclave de población cuyas casas se encuentran adaptadas a la abrupta pendiente del terreno, entre los pies de la sierra de Amieva y el curso alto del río Sella, bordeado en su totalidad por tierras de pastores. 

Desde el pueblo se accede a una de las puertas de entrada al Macizo Occidental de los Picos de Europa a través del fabuloso Valle de Angón, así como a la Senda del Arcediano y a las altas majadas "mayaes" de Ordes (dónde se localizan los restos de un dolmen) y Baenu, hoy en día bien comunicadas por una vertiginosa pista ganadera.

El pueblo de Amieva abajo a la derecha, a la izquierda, en primer término, la Sierra de Amieva, detrás el Macizo Occidental de los Picos de Europa (Cornión). El Picu Cabroneru, al fondo a la derecha, sobresale detrás de la Sierra de Gustiviegu, tras la cual se esconden majadas de gran antigüedad y bosques de hayas, morada de xanas y cuélebres.

En la actualidad, la apariencia de este núcleo de población es el de una aldea de montaña adaptada a los nuevos tiempos donde proliferan viviendas de nueva fábrica, pintadas de vivos colores, entre las que se conservan otras de gran antigüedad con sus hórreos y paneras, junto a las ruinas de un rico patrimonio que esconde sus raíces en época alto medieval.



Dentro del patrimonio abandonado de Amieva destaca la Casona del Socuestu, aún a tiempo de ser salvada de la ruina.


Se sabe que en este edificio estuvo ubicada la Casa de la Tesorería o Casa de Pesas y Medidas, en la que se cobraban los impuestos municipales, cuando Amieva era capital del concejo, a la vez que fue cuna de varios hidalgos.

Su estilo arquitectónico responde al barroco y al popular asturiano de los siglos XVII-XVIII. En la fachada latera destacan dos ventanas saeteras de derrame externo, rematadas por hornacina abocinada y en el piso superior aparece una galería cerrada por tablones de madera y ventanas con restos de vidrieras. A ambos lados de la galería, orientada hacia los Picos de Europa, se colocan dos ventanas rectangulares, enmarcadas por buenos sillares de piedra caliza, la dominante en el concejo.


Sería imprescindible que a todos los niños que algún día escribieron en sus muros, les hubieran contado en la escuela el valor que tiene conocer el pasado, pero bien sabemos que la historia y la geográfica hoy en día no están de moda para regocijo de nuestros dirigentes... Cuanto más ignorantes seamos, más manejables seremos...


En la fachada de acceso al edificio destaca un bello portón adintelado con clave central de forma trapezoidal, y por encima de éste aparece una ventana rectangular enmarcada por dintel monolítico y antepecho moldurado. Los muros, realizados con mampostería y grandes sillares calizos, estaban enlucidos y pintados en blanco con cenefas en gris que resaltaban las esquinas y los dos pisos del edificio principal, protegido por amplio alero de madera. Hoy, la hiedra y la vegetación aprovechan las pequeñas grietas para echar sus raíces.

Fachada norte del edificio, donde se encuentran las puertas de acceso a la vivienda y a las dependencias para el ganado y su alimento.


A la vivienda principal se adosan otros edificios, escalonados, que eran utilizados como cuadras, llamadas "cortes", pajares "payares" y almacenes.


Una puerta adintelada, realizada con grandes sillares, daba acceso a la cuadra del ganado. A la derecha se encontraba la "jolechera", espacio destinado al ganado menor, sobre el que podemos ver el cierre realizado con entretejido de varas de avellano y conocido como "xardu o zardu". En el concejo, aún quedan pastores que son auténticos maestros en convertir en arte cualquier material.

Quien conoce estas tierras ya no las podrá olvidar y será fuerte el deseo de convertirlas en su casa, como le ocurrió a Roberto Frassinelli "el alemán de Corao", que tuvo cabaña en la majada de Gustalcuendi, o al mismo Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, primero en conquistar el Naranjo de Bulnes junto al Cainejo y que escogió al Mirador de Ordiales como última morada.


9 comentarios:

  1. Qué belleza de sitio. Muy bonitas imágenes. .Hablando de las Gaviotas estate atenta que ya marchan para el Cantábrico, eso si con bufandas del atleti.. O del real Madrid.. ja.. Un saludito guapa..

    ResponderEliminar
  2. Tantos términos arquitectónicos como manejas dan a entender la sensibilidad que te mueve y conmueve para con todo eso, concejo ou concello al que perteneces. Saberte elevada por Picos, cumbres y otros tantos cerros mientras recorres a ojo avizor todo lo que la vista alcanza para memorizar lo que por costumbre te viene a la memoria o te recuerda lo vivido desde niña; y es que no hay nada como dejar la impronta sobre un vetusto enfoscado carbonatado que desprendiéndose en bloque echa a perder grabados a punzón de letras, iniciales e incluso declaraciones de jóvenes que en su paso por el tiempo van tomando conciencia del patrimonio sobre el que viven.
    Dinteles que soportan estructuras y los aleros al agua y viento; sillares que aguantan recios muros de cerca de un metro y trabes de castaño curado bajo luna adecuada que con inigualable maestría colocaban carpinteros que más tarde alguno como ebanista añadía firma final.
    Calizas de montaña sobre las que se asientan forman parte de arcillas entreellas para cerrar grietas y sellando paredes de cortes y cortellos acomodar ganados en casa solariegas de pazos y quintas. Cochiqueras aparte para no escuchar sus marranadas...y apestosos ronquidos
    Palleiros de reserva y galerías que van pidiendo, poco a poco, un rescate en el tiempo que alarguen sus vidas para albergar otras mucho más pasajeras.
    [Buscar una aguja en el pajar...se la topó aquella pareja que en arrumacos deshaciéndose y cuando mejor estaban desprendiendo un alarido ella dio con el acero en su pierna allí donde se juntan ambas. Él sorprendido expresó que tan grande el pajar y tan pequeño el mundo habían ido a dar justo donde se perdió una]
    Qué buen lugar, qué buen conocimiento tiés para explicar una arquitectura que por las fotos estaba fabricada pensando en las aguas que azotan del norte y del sur la solana; entrada por otro punto donde la luz de la mañana penetraba hasta las estancias y que las disposiciones adecuadas venían dadas al ser asentamientos exentos...
    Y de buena gana me iría a viajar por ahí, monte arriba, ladera abajo...Cómo aquel hombre que subió una colina y, después de rellenarla, bajó una montaña
    Deicaludos :)´

    ResponderEliminar
  3. Preciosa casa y el tipo tan antiguo de construcción. Todo se va deteriorando de tal manera ... Gracias Belén por tu denuncia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita, Ana, por aquí las aves migratorias ya están de recalada.

    ResponderEliminar
  5. d:D´gracias por tus comentarios y por el tiempo que me dedicas, es todo un placer leerte. No nací en Amieva, ella vino a mi vida más tarde, como un regalo de los dioses vadinienses...

    Paloma, gracias por tu visita, seguiré vuestras interesantes caminatas que me hacen recordar y volver a otros lugares.

    ResponderEliminar
  6. Estimada Belén: Aunque ya conocía por tú blog tú nueva creación, hoy en el diario de L N, sales presentando, tú nueva publicación, Guía de las playas y costa mediterránea de Marruecos. Una vez más quiero reiterarte mi felicitación, te deseo el mayor de los éxitos, con todas tus innumerables publicaciones, enhorabuena.
    Al mismo tiempo aprovecho la ocasión, para expresarte mi agradecimiento por todas las publicaciones, que has realizado, sobre todo del Municipio de Amieva, situándonos en el mapa, descubriendo y resaltando todos sus encantos, su flora, su fauna, su arquitectura, orografía (paisaje y paisanaje), sus gentes y sus costumbres e historia, cada poco nos sorprendes diría que con algo nuevo, pero no es la palabra adecuada, mejor decir extraordinario, porque lo que tú nos narras, aunque pone al descubierto algunas de nuestras vergüenzas, como en casos de falta de respeto al medio ambiente, mal uso y abandonado o en ruinas de verdaderas joyas de nuestro patrimonio arquitectónico (Capillas, horreos, casonas, ferrerías, molinos), son tantas las lecciones, que con tú mente privilegiada, tú vasta cultura y conocimientos, nos enseñas, que con todo mi respeto y modestia, te digo, que yo valoro enormemente todo tú esfuerzo, trabajo, sacrificios y tiempo que dedicas a todas tus publicaciones en especial a todos los rincones y núcleos de nuestro Concejo, chapo por ti y muchísimas GRACIAS.
    Invito hagan una reflexión, para ello plagio, lo que tú escribes debajo de una de las ventanas saeteras de la fachada Sur de la casa el Socuestu sita en el pueblo de Amieva, cara a los comicios electorales que se aproximan, a nuestras autoridades y representantes políticos que salgan elegidos en nuestra circunscripción y Municipio, tomen nota de lo siguiente:
    Sería imprescindible que a todos los niños que algún día escribieron en sus muros, les hubieran contado en la escuela el valor que tiene conocer el pasado, pero bien sabemos que la historia y la geográfica hoy en día no están de moda para regocijo de nuestros dirigentes... Cuanto más ignorantes seamos, más manejables seremos...

    Belén te reitero mi agradecimiento, felicitación y enhorabuena
    Saludos y un abrzo.
    Toño.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita, Toño, no tienes nada que agradecer, bien sabes que Amieva es nuestra segunda casa. Gracias a todos vosotros por vuestro incondicional cariño.

    ResponderEliminar
  8. Sí, lo suponía pero en ese caso me refería a los artífices de las gravuras que son los verdaderos artífices del tiempo vivido.
    Algunos lugares nos acogen y se reciben como propios pues contienen la afinidad y esencia que llevamos dentro, por eso la empatía es recíproca con la tierra aunque se encuentre algo más allá de la nacida.
    Importante en todos los aspectos, incluso luchar por ellos desde fuera porque se reconoce mejor su valor que aquellos acostumbrados a una rutina histórica. Quien mejor lo aprecia es quien lo ha vivido antes intentando recuperarlo en su lugar de origen sin conseguirlo por las trabas antepuestas.
    Cómo siempre un gran trabajo.
    Breludos :)´

    ResponderEliminar
  9. Breludos de vuelta para tus sabias palabras d:D´

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...