18 ago. 2015

El Cabo Tres Forcas (Marruecos)

Si estáis pensando en un viaje diferente, próximo, natural, barato y desconocido os recomiendo que no dejéis de escaparos al Cabo Tres Forcas (Marruecos).  En bici, en moto, en autocaravana, a pie... en cualquier caso será un viaje sorprendente para quien busque lugares alejados de los circuitos turísticos.

La forma más rápida de llegar desde la Península es a través de la ciudad española de Melilla, la cual cuenta con buenas comunicaciones marítimas desde Málaga y Almería y aéreas desde Madrid, Málaga,Valencia, Granada, Almería y por los veranos desde Barcelona y Palma de Mallorca. Otra opción es el aeropuerto internacional de Nador (Marruecos) con varias salidas desde diferentes puntos de España (consultar Internet porque según la temporada la oferta puede ser muy variada).

Los alojamientos en el cabo son muy escasos y se reducen a viviendas locales de alquiler. Si buscáis una casa típica rifeña, la mejor manera de informarse es escribir a Sagrario a filigranasporelmundo@gmail.com 

Para los más comodones, otra opción próxima y agradable es el nuevo hotel que se localiza en las proximidades de la gran playa de Sammar (hacia el oeste de cabo) y que también cuenta con restaurante. Motel Delta del Kert.  http://motel-deltakert.com/

Cartografía de elaboración propia

El Cabo Tres Forcas (Ras Tleta Madari),  es el accidente geográfico más sobresaliente de la costa mediterránea marroquí el cual debe su nombre a las quebradas puntas que lo flanquean por el norte donde se localiza un gran faro. Se adentra en el mar como una afilada y caótica punta de origen volcánico, larga y estrecha, dominada por montes áridos de unos 300 metros de altitud. Sus límites geográficos son: el Cabo Chico/Punta Negri en su base oeste; el gran barranco del Río Oro por el sur y la ciudad española de Melilla en su base este. Al sur del cabo se encuentra el monte Gurugú, próximo a los 900 metros de altitud y desde donde se observan excelentes vistas.

Cartografía de elaboración propia

Desde hace pocos años, el cabo se encuentra comunicado por una carretera que nos llevará hasta el faro tras un espectacular recorrido de 32 km, donde van apareciendo pequeños puertos naturales abiertos por las torrenteras, lugar aprovechado por los escasos asentamientos humanos del sector norte, donde empiezan a aparecer viviendas de alquiler como complemento a su secular economía de subsistencia.

Tres Forcas es lugar de máximo interés medioambiental y en la actualidad solamente su extremo norte está declarado como Sitio de Interés Biológico y Ecológico y contemplado como Zona de Protección Especial de Humedales y Ecosistemas Costeros.

Lugar privilegiado para la observación y estudio de la Naturaleza, donde se pueden avistar un sinfín de aves, con importante presencia de migratorias; flora mediterránea de lugares áridos, como el lentisco, araar o algarrobos, que hasta no hace muchos años cubrían gran parte de la superficie del cabo; las mariposas, aún por catalogar, la observación de los fondos marinos, donde abundaba la foca monje, ballenas y diferentes especies de delfines, acompañados por tortugas bobas, entre otros, convierten a este cabo en un espacio medioambiental de primer orden.

Asimismo presenta un elevado interés geológico donde confluyen materiales de diferentes tipos y edades con afloramientos rocosos estratificados de gran interés y belleza.

Su flanco oeste, alejado de la carretera principal, es lugar frecuentado por cicloturistas y senderistas que encuentran en estas costas uno de esos lugares del mundo que aún conservan su autenticidad.

Si queremos recorrer el cabo en su totalidad, lo más fácil es seguir la nueva carretera, bien señaliza, la cual tiene su inicio en la base central del mismo (Beni-Chikar) según se observa en la cartografía adjunta. Merece la pena acercarse un domingo al zoco de Beni-Chikar.

A continuación, alguno de los puntos más interesantes del Cabo Tres Forcas, para que os hagáis una ligera idea.



En Punta Negri (base oeste del cabo), donde finaliza la playa de Sammar con la urbanización El Kallat, aparece el barco de bandera holandesa “John Hope”, encallado en la misma orilla y próximo a otro barco que se encuentra en las mismas circunstancias, lo que nos habla de la peligrosidad de estas costas para la navegación.


El acceso a Punta Negri, parte de Iaazzanene, tomando el desvío de 4km que se encuentra señalizado en la misma carretera en dirección a la playa El Kallat, donde tomaremos un camino de tierra en dirección este. Desde este punto de la costa,  se divisa al completo el flanco oeste del Cabo Tres Forcas.



Cazaza, una de las largas playas del flanco oeste con restos de una fortaleza española del siglo XVI

El cabo visto desde su base oeste

La ciudad española de Melilla, se localiza en la base este del Cabo Tres Forcas



Desde la misma carretera central se aprecian las magníficas playas de Charrana y Tramontana en cuyas proximidades destaca el verdor de las tierras de cultivo. Un fondeadero, señalado por un pequeño faro, hacía las veces de refugio para los barcos que en días de tempestad no podían alcanzar el puerto de Melilla. Estas playas cuentan con servicios turísticos durante los veranos.



La carretera se ve obligada a serpentear por las estribaciones rocosas que se quiebran hacia el mar.

El tramo costero próximo a Melilla es muy frecuentado por los practicantes de la vela ya que cuenta con buenos fondeaderos, bordeados por erosionados acantilados de color blanquecino que contrastan con el azul de sus tranquilas aguas.

Desde tierra, los caminos de acceso al tramo central, dominado por barrancos, arrancan del pueblo de Taourirt, situado en el centro del cabo y atravesado por la carretera principal, lugar de partida de interesantes rutas cicloturistas.


A medida que nos vamos acercando al extremo del cabo, aparecerán a nuestra derecha un conjunto de playas visibles desde la misma carretera. En la imagen los restos de Mina Rosita, explotada en época del Protectorado Español (1912-1956).

Ejemplo de viviendas rifeñas, desarrolladas en torno a un gran patio central cerrado. A lado de las viviendas más antiguas suelen aparecer otras de nueva construcción, financiadas con el dinero de los emigrantes.

Tras Mina Rosita, hacia el norte, se abre una gran bahía que esconde solitarias playas arenosas orientadas al este y flanqueadas por deleznables acantilados a través de los que se produce el acceso.



Vista general de la Bahía de Dalía con su conjunto de playas arenosas.

En la zona norte de Tres Forcas y visible desde la misma carretera, se localiza, en uno de los escasos abrigos del cabo, el entrañable asentamiento de pescadores de Tibouda. La reciente llegada de la luz y de la carretera, están permitiendo que estos olvidados enclaves costeros completen su precaria economía de subsistencia con una tímida actividad turística mediante el alquiler de viviendas.

Detalle de un embarcadero tradicional en el pueblo de Tibouda.

Pequeño puerto natural situado al norte de Tibouda. Al fondo de la imagen se aprecia el islote de Los Farallones.

Detalle del Islote de Los Farallones (Yasair en árabe), frecuentado por buceadores.

El  Cabo Tres Forcas  fue iluminado por primera vez por iniciativa española, en octubre de 1909, si bien el edificio actual, bajo administración marroquí, data del año 1927 como consta en la veleta que corona la linterna. La torre del faro, de forma cuadrangular, adornada con canecillos, se integra en el centro del gran edificio para vivienda y dependencias del farero; tiene una altura de 18 metros sobre el terreno y de 112 m. sobre el nivel del mar. Su óptica, protegida por linterna pintada en verde, emite grupos de destellos blancos (3+1) cada 20 sg. 




Veleta del faro

El caótico relieve del extremo norte del cabo, esconde pequeñas calas de difícil acceso por tierra y donde tan solo los pescadores faenan en lucha con los fuertes vientos que en ocasiones azotan estas solitarias y estremecedoras costas, las cuales se tornan fantasmagóricas cuando el sol se pone. Merece la pena esperar.





8 comentarios:

  1. Maravillosos lugares y las fotos muy bonitas Belén, me ha gustado mucho el reportaje. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  2. Germán, segurísimo que disfrutarías con tu compacta y esas aves migratorias. Si algún día te animas no dudes en preguntarme.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa.. Preciosas imagenes.. Enhorabuena y un saludo..

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu visita, Ana ¡guapísima esa última gallinácea que pusiste!, me hizo reír esas patonas tan desproporcionadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una preciosidad Belén que desconozco...qué apetecible ir hasta allí. Las fotos maravillosas con unos rincones increíbles. Gracias por detallar tanto tu reportaje. Es un placer. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Paloma, seguro que vosotros dos disfrutaríais por esas tierras tan próximas y desconocidas. Otro abrazo de vuelta.

    ResponderEliminar
  7. Leída y releída entusiasma al viaje y apartando cualquier prejuicio de diversa índole promueve con cierta gana la tranquilidad buscada entre sus paisajes; o el bullicio callado, según se quiera.
    Ordenada y para nada farragosa, como otras tantas que pululan en estantes de librerías y quioscos, se comprende desde el inicio sin perderse un ápice de todo cuanto ilustra y muestra. A pie o andando...en autocarabana, en bus, velocípedo o en coche que para un recorrido lineal se lleva de buena gana en mochila o maleta.
    Y es que entre fotos y detalles no es fácil perderse por sus buenas explicaciones.
    Para años próximos o en algún regreso macaronésico no es mala idea hacer un alto y ver ponerse el sol de frente por Antequera...
    Pue eso, longas apertas d:)´

    ResponderEliminar
  8. Genial artículo. El Cabo de Tres Forcas es un lugar con una atracción especial para mi y para vel Grupo Scout El Carmen de Melilla con el cual tuve la oportunidad de conocer los lugares que tan bien describes en esta página.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...