11 sept. 2016

Lampides boeticus. Una pareja muy cariñosa.

Aprovechando el buen tiempo que aún tenemos por estas tierras norteñas, me acerqué de nuevo al Monte Deva de Gijón sin esperar nada extraordinario, ir por ir a disfrutar de una mañana de verano lejos del agobio de la ciudad. A pesar de la cercanía a Gijón, el Monte Deva es un lugar precioso, donde se puede pasear tranquilamente a través de sus numerosos senderos.

Cuando no esperas nada es cuándo la sorpresa está a la vuelta de la esquina y por ello aún es mucho más agradable. Si te empecinas en ir a buscar una especie concreta y no la encuentras te obcecarás y te perderás cien detalles que tus ojos, ya acostumbrados a lo pequeño, serán capaces de detectar sin mayor esfuerzo.

Pero en este caso, no fueron los ojos los que me avisaron, sino unas inusuales "cosquillas" en una mano mientras estaba liada con otra especie. Gracias a que no las espanté (pensando que fuera una araña u otro bicho de los que no me gustan como las indeseables garrapatas) me dio tiempo a enfocar a esta guapa pareja de Lampides boeticus.



Así permanecieron largo tiempo con las alas abiertas, a la izquierda el macho y a la derecha la hembra, de tamaño un poco mayor y ligeramente más oscura.


Mariposilla muy común, vuela en todo tipo de biotopos, desde la costa hasta las altas montañas, por lo que podréis verla con facilidad entre los meses de mayo y noviembre, siendo una de las especies que mayor tiempo viven en varias generaciones y a la que se unen ejemplares migradores.


Tiene un tamaño en torno a los 3 cm y ambos sexos tienen dos pequeñas colas en las alas posteriores y dos bellos ocelos azulados, enmarcados por una mancha naranja, que imitan una lánguida mirada.


Con las alas cerradas tienen una apariencia similar y en la unión de las alas con el cuerpo aparecen una salpicaduras metálicas de color azulado que completa la belleza de esta elegante mariposa.

Después de dejar mi mano, se pusieron a cumplir la misión para la que nacieron y así permanecieron más de una hora, hasta que volaron sin separarse para buscar mayor intimidad...


Espero que algún día podáis vivir la misma experiencia sensorial... (las cosquillas de la mano, quiero decir...)

Abrazo para todos.

17 comentarios:

  1. Guapas fotos, si señor... se diría que tienes a esta pareja de mariposas amaestradas y que posan para ti. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Ignacio, bien sabes que tus flores son imprescindibles para ellas y para mi. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Wow!!! Vaya pasada de bichos, no los he visto en mi vida. Estos días he estado persiguiendo ícaros y bellargus por la campiña costera de mi pueblo, a ver si tengo suerte y me encuentro con Lampides boeticus, sería la pera limonera. Ya ves el enganchón que tengo, ya ni busco pájaros, jejeje. Un fuerte abrazo Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Germán, me encanta... Luego dices que no sabes nada y ya conoces hasta sus nombres. La bellargus es guapísima, ese azulón es increíble. Espero con ansiedad los resultados. Fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Me encanta asomarme a tu blog, sorprendente, en tu mano, tiene que ser una sensación única... a mi como mucho se me han posado en la mochila cuando la dejo en el suelo, igual para que no la vuelva coger y siga caminando... curiosamente esta misma mariposa, preciosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Carlos, por tus guapísimos reportajes veo casi somos vecinos de rutas. Otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  4. ¡¡Que cambio de look que hacen estas pequeñajas!! Van con el vestido de fiesta incorporado.
    Preciosisimas, que suerte que tienes con las mariposas hija!! A mi no se me acerca ni una jajaja

    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, Marta, si les pones alguno de tus exquisitos platos seguramente que tampoco ellas se resistirán. Un abrazo, chiquilla.

      Eliminar
  5. Qué maravilla BELEN y encima encontrártela sin esperar nada. Las fotografías son un escándalo. Verdaderamente preciosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, querida montañera de élite. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Genial para ver este blues tigre azul!
    En los Países Bajos tenemos mucho blues, pero no este hermoso tigre azules. Bellas imágenes de esta pequeña mariposa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta ese nombre de tigre azul, Helma!, a ver si hay suerte y vuela más hacia el Norte. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Hello Belén,
    What a nice pictures. So funny how they came om you.
    Wonderful.

    Kind regards,
    Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido, Marco!, ahora mismo me voy a tu blog. Afectuosos saludos.

      Eliminar
  8. Estimada...profesora, aún, a estas alturas, no me ha contestado el porqué de las mariposas en las manos y el porqué de tanto gusto por ellas.
    Recuerdo, hace años, cuando por capellanía, dando clases a más de un desfavorecido -en aquellos tiempos de maricastaña y chusqueros cenutrios- que me decían que más de una vez cuando venían de ver a alguna rapaza les contaban éstas que en el estómago tenían mariposas y otras sensaciones. Por mi parte, entonces mi juventud me lo impedía, escuchaba absorto y respondía sólo que o bien era algún problema gástrico o que les regía por encima de su razón el segundo cerebro que no lo contenían. Aferrados a sus relatos ellos contaban que ellas decían que les pasaba eso y yo, aún en los albores de la filosofía lograba buscar una explicación a lo que nunca había sentido; ni aún hoy, puro raciocinio o duro de estómago...Duro de estómago había qué ser cuando más de una vez vi aquellos cuerpos destrozados por las metrallas instructivas de en aquella tienda cónica en la que sangrando vimos a tantos de ellos y fuimos a echar una mano apretando con las nuestras a más de uno en sus estómagos para sostener las posibles mariposas que tanto decían y que parecen se les iban a escapar por entre las ropas...Luego, pasados los días, regresando al lugar de los sucesos, vimos como cientos de ellas libaban pegadas a las tierras que habían sido bañadas de tanta circunstancia.
    Y el calor sofocante dio lugar a una tormenta y las mariposas posadas revoloteaban día tras día.

    Nunca supe qué sensaciones tan curiosas se dan en ciertas personas y como pasado el tiempo -puestos a medir los acontecimientos- muchas dicen que esas mismas mariposas de pasión se vuelven orugas y dañan las tripas y salen pupas que unas veces desembocan en hermosas aladas y otras veces pudren dentro metamorfosis kafkianas...

    Lo dicho, dilecta, qué azul sorprende ver que acompaña al dorso...Écheles una mano y ya para más adelante respóndame.
    Longos rebicos e apreixos :)´

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido, d:D´, ahora mismo me voy al mail. Me alegro muchísimo de que hayas vuelto con el mismo "arte" de siempre. Longos rebicos e apreixos de vuelta.

      Eliminar
  9. Muchas gracias guapa por pasarte por mi Blog.. Que tengas un feliz puente.. Besos..

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...