4 sept. 2016

Melitaea phoebe, la mariposa de ojos azules.

De las ocho mariposas del género Melitaea que vuelan en Asturias, la que más me ha llamado la atención es la común Melitaea phoebe y no porque el resto no sean igual de bellas, sino por el increíble color azul de sus ojos. 

Me encontré con este precioso ejemplar una mañana soleada de agosto en el Monte Deva de Gijón. Revoloteaba apaciblemente por una pequeña pradera con altas gramíneas que, afortunadamente, no había sido segada y donde también había gencianas llenas de huevos de la escasa Maculinea alcon.


Los ojos compuestos de las mariposas están formados por multitud de pequeños "ojos" llamados omatidios. Cada una de estas auténticas obras de ingeniería apuntan a una dirección, cubriendo entre todos ellos el campo visual que la mariposa necesita.


Utilizo un tele para fotografiarlas, me resulta mucho más cómodo ya que me permite acercarme a ellas sin asustarlas. No conseguiremos la precisión de un macro, pero será suficiente y no desesperaremos.

Con las alas abiertas, esta mariposa de la familia Nymphalidae presenta manchas anaranjadas sobre fondo oscuro que cubren la totalidad de sus alas, rematadas por un fino festón blanco pero, cuando las cierra, su aspecto es mucho más llamativo convirtiéndose el fondo en blanco adornado por dibujos naranjas enmarcados por líneas negras como vemos en la foto anterior. 

El aspecto leonado del anverso de las alas es muy similar a otras especies del género Melitaea pero, si afinamos la vista, podremos identificarla gracias a la mancha alargada que aparece en las alas anteriores. 



Podremos verla desde inicios de mayo hasta finales de agosto, desde el nivel del mar hasta los 1400 metros de altitud, por lo que nos resultará fácil de encontrar, principalmente en zonas de praderías.



Otra curiosidad que con el tiempo vas comprobando, es que a esta especie le gusta juguetear con las ramas de las plantas y es fácil pillarlas en varias posiciones... ¡una maravilla!.


Aquí parecía que me estaba viendo claramente, pero no se asustó y siguió con su actividad largo rato, pero sin perderme de vista...


Ella ya sabría que estaba al final de sus días, por eso me dejó que la inmortalizara. No puedo evitar un sentimiento de pena, me gustaría que vivieran todo el año...


No sé bien qué me pasó con esta mariposilla, pero al día siguiente volví al mismo lugar y aún seguía por la zona... tal vez este tiempo loco la ayude a vivir unos días más de septiembre.


Si bien lo mejor, para entendernos todos, es utilizar su nombre científico comúnmente en España se la conoce como Doncella mayor, mientras que los ingleses las llaman Knapweed fritillary y los franceses Mélitée des centaurées o Grand damier. Vive en el norte de África (Marruecos y Argelia) y en gran parte de Europa, con excepción del norte del Reino Unido, Alemania y Escandinavia.


Ella ya habrá cumplido su misión depositando sus pequeños y verdes huevos sobre las plantas del género Centaurea (familia Asteraceae) y Plantago (familia Plantaginaceae). Estas plantas serán las que servirán de alimento a las futuras orugas, las cuales pasarán en este estadio todo el invierno antes de crisalidar la próxima primavera, siempre y cuando no arrasemos las plantas donde ha puesto sus frágiles huevos.

¡Esperemos poder encontrarnos con sus hijos la próxima primavera!.

14 comentarios:

  1. Estupenda la entrada y las fotografías Belén. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tranquila Belén que no te retiro, estas fotos son insuperables, yo no consigo que me queden tan definidas, jejeje. Me ha encantado el reportaje, gracias por compartir, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Germán cuando retires esa mega-compacta que tu tienes, acuérdate de mi...pero que venga con tus conocimientos en anexo adjunto, jeje. Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Ese es un hermosa mariposa. Sus imágenes son bellas. Vi a Melitaea phoebe por primera vez este año en Sierra Nevada. Es triste que las mariposas viven durante un tiempo tan corto, sobre todo si se trata de mal tiempo durante los pocos días que están vivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Nick, ya me ha llegado el mail. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Siempre que vengo a tu blog me quedo contemplando tus fotografías extasiado, son preciosas y parece que de un momento a otro esa mariposa comenzará a volar y se posará de nuevo sobre otra de las flores... cuanta razón tienes es una mariposa preciosa con sus ojos azules... un enorme abrazo Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, lo mismo me ocurre con tu blog, ahí sí que hay poesía. Otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  5. Superbe petit papillon que j'aime bien photographier à la fin de l'été!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci beaucoup, Monique et Daniel. Votre merveilleuse région est également très bon pour les papillons . Salutations.

      Eliminar
  6. ¡Guau! Eso es un fabuloso hallazgo Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Roy ¡me ha gustado mucho las fotos del carpintero en vuelo!.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola Belén
    Miro adelante a mis ojos tus hermosas fotos de estas mariposas.
    Son tan agradable y tan hermoso detalle agudo. Realmente grande para ver estas hermosas mariposas. Mis felicitaciones.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Helma, me han gustado muchísimo esas últimas libélulas, especialmente las fotos que están posadas sobre la flor blanca ¡una maravilla!. Otro abrazo para ti.

      Eliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...