12 nov. 2013

Patrimonio arquitectónico abandonado (Asturias)



El patrimonio cultural de Asturias, dentro del que se incluyen las muestras más destacadas de la arquitectura culta y popular, engloba un gran número de edificios singulares, tanto por su valor patrimonial como por su belleza formal que se encuentra en estado de abandono y que en numerosos casos constituyen auténticas "ruinas románticas" ocupadas por la yedra y el olvido.

La Ley 1/2001 de Patrimonio Cultural de Asturias, dice que en el caso de que un bien catalogado haya sido objeto de abandono por un periodo superior a los diez años, la administración tiene potestad para expropiarlo con el fin de proceder a su rehabilitación. Algunas de estas "rehabilitaciones",  recuperan el bien en sí para otros usos, como en el caso del Palacio de las Torres de Donlebún en el concejo de Castropol,  el Palacio de Luces en Colunga, o las ruinas del monasterio benedictino de Tina Mayor, (por citar algún ejemplo), pero destruyen irremediablemente el "espíritu" del edificio, transformándolo y adaptándolo a las exigencias del presente. 

A mi entender,  "la ruina" debería de ser una categoría de protección en sí misma hasta que aprendamos a tratarla como se merece. Las piedras centenarias permanecen en pie, adornadas por verdes hiedras, por arbustos que sobresalen de los rejunteos de sus piedras, por musgos que invaden los suelos carentes de techumbre, convirtiéndose en escenarios históricos que han evolucionado junto con los avatares de los siglos. Las ruinas siempre llamaron la atención de los seres humanos. La belleza destruida por el paso del tiempo nos acerca a la idea de lo efímero, nos recuerda el irremediable fin de lo que en su día fue extraordinario y a su vez, nos dice que lo antiguo también sigue siendo bello, así, tal cual, sin que el hombre lo transforme,  evolucionando con la naturaleza que transforma las piedras en polvo y con el las integra.

Ahora que está próximo el invierno, a través de este blog “cajón de sastre”, iremos viendo algunos ejemplos dispersos por nuestra geografía, tanto de las ruinas que ya han alcanzado esa categoría, como de aquellos edificios que van camino de serlo.

Me gustaría que quien lea estas páginas, aporte los casos que conozca, entre todos, al menos, podremos tener una ligera idea de lo mucho que tenemos y de la poca importancia que le damos.


Fijamos nuestra mirada en las ruinas […] y volvemos a nosotros mismos. Nos anticipamos a los estragos del tiempo y nuestra imaginación dispersa sobre la tierra los mismos edificios que habitamos. Inmediatamente, la soledad y el silencio se imponen a nuestro alrededor. Sólo quedamos nosotros de toda una nación que ya no existe; y ésa es la primera línea de la poética de las ruinas. […] Las ideas que las ruinas despiertan en mi son grandes. Todo se destruye, todo perece, todo pasa. Sólo el mundo permanece. Solo el tiempo dura. ¡Qué viejo es este mundo! Camino entre dos eternidades. A cualquier parte que dirija mis ojos, los objetos que me rodean me anuncian un fin y me obligan a resignarme al que me espera.” DIDEROT.

6 comentarios:

  1. Buena idea, ojalá tenga respuesta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es un punto de vista interesante, pero la ruina pierde el tiempo en la historia si se deja que avance; si eso llega, termina con ambas, con la susodicha y la que ya no existe. Estoy de acuerdo, ningún cambio o adaptación excesiva, sin adecuarla; sólo adopción, sin reglas evolutivas...
    Las piedras que fueron rocas sufrieron cambios de forma a un continente de viejo contenido; adóptense las nuevas al mismo, al antiguo.
    Las hiedras son muy dañinas y terminan por envolver todo, incluido el corazón de la que podrá ser ruina. Pero no por ello tenemos que llegar a verlas como las de Palmira.
    Recuperar sí, transformar no.
    Breves saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pilar, imagino uno de tus reportajes entre ruinas... un abrazo

    ResponderEliminar
  4. D, gracias por tu visita y tu aportación, sería el ideal, recuperar sin matar el espíritu del edificio, pero por lo que suelo ver no estamos preparados. Largos saludos.

    ResponderEliminar
  5. Belén, gracies pol to trabayu, pol to amor a les coses y pola to xenerosidá al facer públicos amores y saberes.
    Xuan Xosé

    ResponderEliminar
  6. Todo un placer tu visita Xuan Xosé, las gracias son para ti por tu lucha por Asturias y por ese querido bable que no me atrevo a escribir. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...