6 abr. 2015

I. Dibujos sobre la Guerra de la Independencia en hórreos y paneras del concejo de Amieva (Asturias)




Soldados ataviados con uniforme de la Guerra de la Independencia en una panera de Carbes (Amieva)

En un principio, la decoración que aparece en los hórreos asturianos más antiguos (s. XV-XVI) estaba relacionada con símbolos protectores, como cruces, cálices, flores galanas, caballos que ahuyentan al mal... que, con el transcurso del tiempo, fueron evolucionando hacia otro tipo de motivos que se irían adaptando a diferentes gustos y estilos artísticos que procedían incluso de la arquitectura culta y estaban relacionados con el poder campesino.

Talladores y pintores de gran calidad, en su mayoría desconocidos, fueron los responsables de que nuestros hórreos y paneras hayan sido reconocidos en Europa por su alto interés artístico y fueran incluidos como uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura europea en madera. Y como suele ocurrirnos en nuestra Asturias, si exceptuamos a Jovellanos, tuvieron que ser extranjeros los que alertaran en primer lugar de la riqueza de nuestro patrimonio. El primer investigador que trata sobre el hórreo asturiano fue el polaco Eugeniusz Frankowski en su obra Hórreos y palafitos de la península Ibérica (1918), cuyo testigo retomaron otros autores asturianos en los años 80 del pasado siglo, entre los que destacan Cobo Arias, Graña García, López Álvarez, Gracía Fernández y últimamente Muñiz López. El último autor en publicar sobre los hórreos asturianos ha sido Florencio Cobo Arias que a finales de 2013 editó un magnífico estudio titulado: El hórreo y el cillero en la Asturias medieval.

Cruz protectora grabada en el hórreo de La Caviella. San Román de Amieva


Además de los tres estilos decorativos de hórreos y paneras de Asturias, (estilo Villaviciosa, Carreño y Allande), catalogados y estudiados en profundidad por Armando Graña García y Juaco López Álvarez,  hemos podido constatar que, en el concejo de Amieva, existen otro tipo de dibujos mucho más humildes y sin técnica pictórica alguna, realizados probablemente por aldeanos que incluso no sabían escribir y que encontraron en las paredes de hórreos y paneras el lugar adecuado para expresar su sentir. Estas personas anónimas fueron testigos de momentos históricos que reflejaron en cureñes y liños, como mejor supieron, y a las que estamos obligados a recordar por su importante aportación.

La primera publicación que trata brevemente sobre este tipo de pinturas, aparece en el nº 26 (año 2008)  de la prestigiosa revista Asturies, memoria encesa d´un país, firmado por Mª Cristina Arca Miguélez y Juan Trenor Allen, en el artículo titulado: Llerandi, tradicional y particular visión decorativa del horru (Parres, Asturies). Concejo éste, vecino al de Amieva.

Siguiendo esta primera línea investigadora, D. José González Fernández (paciente investigador de nuestra etnografía y que ya había detectado otro hórreo en Brañachamosa-Lena con una talla que hacía referencia a la misma temática) me informa de la existencia de un hórreo en Carbes (Amieva) que contiene pinturas que probablemente podrían hacer referencia a  la Guerra de la Independencia (1808), conocida como “la francesada”. Hechas las averiguaciones pertinentes nadie en el pueblo conocía la autoría de las pinturas, ni tan siquiera habían reparado en ellas, diciéndonos incluso que podían ser obra de cualquier niño…

En estos sencillos dibujos, situados sobre el liño del hórreo de Carbes se aprecian varias figuras en mal estado de conservación. La del centro va montada en un caballo, al que precede un perro, la de la izquierda porta un sable, mientras que la de la derecha parece llevar un rifle en su mano izquierda. Las figuras cubren con lo que podría ser una montera picona.




Arduengo Caso, en su libro Monografía de Amieva, dice:

1808: La Junta General, supremo órgano militar de Asturias, estableció “las Alarmas”. Al toque de arrebato debían juntarse todos los vecinos junto a su párroco y acudir al lugar de concentración señalado con toda clase de armas disponibles. Los componentes de las Alarmas eran de dos clases: escopeteros, porque iban armados de las rudimentarias escopetas de caza y chuceros, así llamados por utilizar chuzos, horcas, hoces, etc., tal era el pobre armamento disponible…

Hórreo de Carbes (calle del Sol). En este caso parece una figura de mando...

En marzo de 2015, a consecuencia de una nueva visita a Carbes, nos encontramos con que otra panera, próxima al anterior hórreo, contenía interesantes pinturas de la misma temática donde destacan, entre otras, dos soldados, ligeramente policromados, de unos 20 cm de alto y en buen estado de conservación (foto del inicio).

En una de las puertas de la panera de Carbes, aparecen tres sencillas figuras masculinas, representadas de frente y con el mismo tipo de sombrero.


Este nuevo hallazgo nos hizo pensar en la posibilidad de que en el trayecto que discurre entre Cangas de Onís y la Senda del Arcediano, por donde transitaba el Regimiento que defendía esta zona de Asturias de los franceses, podríamos encontrar más dibujos de iguales o parecidas características.

El 19 de marzo de 2015, decidimos investigar con detalle el pueblo de Vis, por donde pasa la Senda del Arcediano y tuvimos la gran suerte de encontrarnos con dos jóvenes que conocían la existencia de pinturas similares en un hórreo alejado del centro del pueblo.

Estos dos jóvenes, los hermanos Martínez García, fueron las únicas personas que se fijaron en los dibujos de este hórreo, el cual ya conocían desde pequeños, nos condujeron hasta el hórru de el Pedrosu, situado en lo alto de la aldea y nos aportaron interesante información sobre la historia de su pueblo. Gracias a ellos por su inestimable ayuda.

De todos los hórreos y paneras visitados hasta la actualidad, el de Vis es el que contiene una decoración más rica y variada.
En estos dibujos del hórreo de El Pedrosu de Vis, localizados sobre el liño, se aprecian claramente los “chuceros” a los que hace referencia Arduengo Caso.

Otros tres personajes, representados de escorzo en una de les cureñes, preparados para disparar con sus escopetas... el dibujo del centro lleva vestimenta árabe, como podemos ver en la siguiente imagen.



¿Tal vez un mameluco que cambió de bando?


Otros cuatro interesantes dibujos del hórreo de Vis que representan varios personajes relacionados con la contienda. El de la derecha podría ser un esquiador, seguido por dos militares del regimiento de infantería y un militar de caballería...
Este dibujo de gran tamaño que porta un sable, presenta un perfil muy tosco; a nuestra informante, Gloria Martínez, le recordaba a una representación de la muerte...

Y por último, otro personaje armado, a caballo y precedido por un perro, al igual que ocurre en el hórreo de Carbes. La mayoría de los reclutados iban sin uniformar, vestidos con el traje regional al uso, de ahí la posibilidad de que su tocado se corresponda con la montera picona asturiana.


Aún nos quedan hórreos por visitar en detalle y es posible que aparezcan más dibujos que nos permitan documentar con mayor rigor esta incipiente teoría que daría aún más valor a los hórreos y paneras del concejo de Amieva, los cuales deberíamos cuidar entre todos como auténticos tesoros de nuestra historia.


 





18 comentarios:

  1. Muy interesante Belén, los dibujos son una auténtica pasada. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  2. Hola Belén, soy Gloria Martínez, antes de nada agradecerte el interés que has mostrado por nuestro pueblin. Al comentarle a los vecinos todo lo que nos contaste en tu visita todos han subido al Pedrosu a ver las ya famosas pinturas, en las cuales nunca se habían fijado, no siquiera mi abuelo, que nació justo delante de ellas. Cuando quieras nos damos otro paseo, es un placer conversar contigo.

    ResponderEliminar
  3. Gracies, Belén. Perinteresante y prestoso. Compártolo y asoléyolo.

    Xuan Xosé

    ResponderEliminar
  4. Estupenda y amena entrada sobre este Patrimonio Arquitectónico abandonado, ayudará a que se le preste más atención Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestro interés.
    Gloria, si lees esto, por favor mándame tu correo, no puedo ponerme en contacto contigo.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante Belén, no conocía nada de esto y me parece una pasada. Gracias por contárnoslo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pin, ya sabes que Amieva te está esperando con sus múltiples secretos.

    ResponderEliminar
  8. Que interesante Belén, desconocía en absoluto que hubiese ese tipo de pinturas en los horreos asturianos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Una interesantísima entrada Belén! Qué dibujos tan espectaculares! Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Carmen, Madreña y Paloma, son una nueva riqueza para este concejo que no le falta de nada. Un abrazo a las tres.

    ResponderEliminar
  11. Muy curioso.. Cuantas cosas que aprender.. Un saludito..

    ResponderEliminar
  12. Muy curiosos los dibujos. y muy interesante tu artículo.
    Ha sido un placer dar con tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ana, Manuel, muchas gracias por vuestra visita.

    ResponderEliminar
  14. Ya de vuelta y respondiendo a tu llamado, me encuentro con estos asuntos que me parecen alucinantes no sólo por lo que representan si no por cuánto describen de esos momentos de guerra y tedio.
    Arriba veo que lo tocados son tipo mitral y ya me dirás si son referencia tosca de ese sombrero o tal vez algún ros alto o cualquier otro corozo que fecho de paja usásese para acompañar y dar volumen al atuendo. Un mameluco que no se ve muy bien o el párroco que por sotana hizo alarde de turbante con alguna estola...¿?jjeje
    Sin duda son de alucine y hay que estar muy agradecidos a que los paisanos han sabido contenerlos ahí sin tocarlos sabiendo de qué se trataban y que de viejos a jóvenes, en algún momento, les trasmitieron el valor documental de estos. La religiosidad con que el respeto al recuerdo se suele tener a algunas cosas en las aldeas y pueblos que por no ser molestas y habiendo ese gusto estético que por ecléctico abarca muchos objetos que los convierte en culto hace que unido a determinadas idiosincrasias hayan llegado hasta vosotros.
    Cuánto me alegro, son mucho más de lo que representan. No sólo ilustraciones si no enjundiosas claves para entender los alrededores y los sucesos cercanos; incluso algún que otro rasgo vecinal que estaría en manos de los propietarios o de sus sucesores.
    Es impresionante, que diría aquel simpático participante en un programa titulado adán y eva...y yo impresionado

    Una abrazo...impresionante :)))´

    ResponderEliminar
  15. Y siguen apareciendo más, d:D´ ¡mil gracias por tus aportaciones!.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante, tanto el descubrimiento, como el artículo. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti, Elena, es todo un honor para mi. Fuerte abrazo.

      Eliminar

Escribe aquí tu comentario o tu opinión y te responderé encantada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...