22 sept. 2018

Lycaena tityrus hacia los Puertos de Agüeria. Reserva de la Biosfera de las Ubiñas-La Mesa (Asturias).


Años y años llevaba esperando la ocasión de conocer los Puertos de Agüeria y el día que menos pensaba, por pura coincidencia, tuve la gran suerte que un amigo -con permiso para transitar por caminos restringidos- me llevara hasta un balcón desde dónde se avistaban.

Bien sabemos los que andamos correteando por estas tierras asturianas -empujadas, arrugadas como un acordeón contra la Meseta por las distintas orogénias- que siempre nos quedará algún rincón por conocer por mucho que vivamos...

Subimos por una pista que arranca de la carretera que lleva a Ricabo y finaliza en un lugar llamado la Veiga, donde existe una gran manga para el ganado.

La impresión fue muy fuerte ... no me espera conocer un lugar que me impresionara tanto -si bien sé que soy proclive a emocionarme con facilidad cuando de naturaleza se trata- os aseguro que este lugar que algunos llaman "La Pequeña Suiza" no podrá defraudar a nadie.

El tiempo era limitado y el ansia por encontrar alguna mariposilla podía conmigo, así que me centraré en una corriente, pero no por eso menos bella, que apareció en abundancia. Se trata de la Lycaena tityrus o "manto oscuro", conocida por los británicos como Sooty copper (hollín de cobre), descubierta por el entomólogo austriaco Nikolaus Poda en 1761.




Con las alas cerradas no es fácil distinguir al macho de la hembra, si bien está presenta un ligero color anaranjado en sus alas anteriores. Para los que no somos entomólogos, habrá que esperar a verlas con las alas abiertas para cerciorarnos.



Podremos verla con facilidad por toda Asturias, aunque no en gran número. Vive desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud.


Presenta formas variadas, cómo podemos ver en las fotos su color va desde el amarillento hasta un gris claro, base sobre la que aparecen numerosos puntitos negros rematados por una banda marginal anaranjada con bordes negros.


Resulta más fácil ver a los machos, que son territoriales y patrullan en busca de hembras. Este de la foto se va a perder la oportunidad... absorto estaba libando un botón de oro.


Es fácil fotografiarlas, no se suelen asustar con facilidad.


En la imagen de arriba vemos que este ejemplar es un macho por la coloración del anverso de sus alas.
.

Los machos son inconfundibles. Con las alas abiertas presentan un color de base oscuro amarronado, salpicado por destellos metalizados con varios puntos negros en sus alas anteriores sobre una base ramificada con destellos amarillentos.


Bello ejemplar con sus características bien marcadas


En las alas traseras aparece una tenue banda anaranjada bordeada por puntos negros, rematadas por fimbrias de color blanco.


Como vimos en las fotos anteriores, el macho es muy fácil de identificar.


Por el contrario, la hembra es mucho más llamativa cuando despliega sus alas. El naranja de sus alas anteriores y el las lúnulas de la base de las posteriores destaca sobre el fondo oscuro.


No sé si habrá sido casualidad, pero las hembras para mi han resultado mucho más difíciles de ver.





Y a continuación os dejo unas fotos del camino hacia los Puertos de Agüeria, para que quien no los conozca se haga una ligera idea... Habrá que volver y volver con mucha más calma.

Estos puertos y sus zonas aledañas están incluidos dentro del Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Las Ubiñas-La Mesa, localizado en el centro-sur de Asturias y que ocupa parte de los concejos de Lena, Quirós y Teverga.

https://www.turismoasturias.es/descubre/naturaleza/reservas-de-la-biosfera/parque-natural-de-las-ubinas-la-mesa












¡Salud para todos¡

19 ago. 2018

Minois dryas. Nuevo encuentro con una de las mariposas más raras de Asturias.

Parece que este verano va de nuevos encuentros de mariposas raras ¡todo un placer reencontrarme con las hijas de las que pude ver por primera vez!. Cada año que pasa se hace más difícil encontrar nuevas especies para la colección fotográfica y como bien dice mi buen amigo, entomólogo y responsable de esta afición, José González Fernández, tengo que cambiar de ambiente... cosa que me resulta muy complicada debido a la gran belleza y soledad con que cuentan mis lugares favoritos del concejo de Amieva y sus aledaños, casi libres de turistas en pleno mes de agosto.

Así que continuando con mis buenas costumbres, cerca del refugio de mis montañas queridas, nos fuimos a comprobar si la peculiar Minois dryas continuaba campeando feliz por una de sus limitadas casas conocidas.

En pleno mes de agosto, cuando las carreteras de este oriente de Asturias están más que saturadas, nos arriesgamos al stres momentáneo de atravesar Cangas de Onís y tomar rumbo a la morada de la Minois la cual, afortunadamente, era ignorada por los escasos senderistas con los que nos cruzamos y que no buscaban lo mismo que nosotros :))




Si os interesa saber más sobre ella podéis pinchar en anterior entrada, en el índice de la derecha del blog.

¡Alargad el verano todo lo que podáis!

21 jul. 2018

Lopinga achine. Nuevo encuentro.

Este año parece que la rarísima Lopinga achine se encuentra en muy buen estado de salud, por lo que no podemos menos que alegrárnos de que esta delicadísima mariposa siga reproduciéndose en Asturias.


El 8 de julio de 2018 tuvimos la gran suerte de encontrarnos no con un ejemplar -cosa que ya habría sido por sí sola una gran fortuna- sino con tres ejemplares de este raro ninfálido que apareció sin apenas buscarlo.


Según el mapa de distribución de la especie -realizado por García-Barros y otros- podemos comprobar que la Lopinga vive en escasos lugares del norte de la Península Ibérica.


Solamente en otra ocasión -a finales de junio de 2014- pude encontrarla después de haberla buscado durante varios años sin éxito. Aquel día fue extraodinario, bien sabéis los que andáis en estos menesteres la adrenalina que produce encontrar una especie rara para la colección fotográfica... No obstante, esta vez la alegría apareció a raudales, ya que fue muy fácil y no dábamos a basto con los tres ejemplares que revoloteaban entre los avellanos.


Es muy exigente a la hora de encontrar casa. Le gustan los bordes de los bosques atlánticos, como los grandes hayedos que pueblan el concejo de Amieva y Ponga (oriente de Asturias), la humedad, la niebla y sobremanera el aire puro de estas montañas norteñas, donde muy probablemente vivirá en otros enclaves que aún no conocemos debido a la dificultad de dar con ellas y de la límitada vida de que disponen.


Parece que le gusta especialmente libar rosáceas, en las dos ocasiones que la vimos se encontraba alimentándose de estas flores.


Más difícil es poder fotografiarla con las alas abiertas, apenas dura un par de segundos.


Sin embargo, en esta ocasión no desapareció rauda y veloz, como lo había hecho en la anterior ocasión y uno de los tres ejemplares que se posaban tranquilamente junto a nosotros permaneció totalmente ajena a nuestra presencia. Hasta un vídeo me dejo hacerle, pero no lo puedo insertar porque pesa más de lo que nos dejan. Si a alguno os interesa, escribid al mail y os lo mandaré.


Esperemos que hayan tenido tiempo de reproducirse sin problemas y que cada vez aparezcan más humanos que las sepan respetar y reconocer como el gran fragil tesoro que son. ¡Miedo me da!. Al día siguiente de fotografiarla, el camino que nos acercó a su hábitat estaba cerrado por obras... alguien no vacío el pozo negro de una cabaña y el rebose de la porquería humana hizo que las máquinas anduvieran muy cerca... 


¡Un abrazo veraniego para todos!

6 may. 2018

Inachis io en la braña de La Pornacal. Parque Natural de Somiedo. Asturias.

Aunque la primavera no termina de llegar a estas latitudes norteñas, ya podemos ver alguna mariposa en los escasísimos días soleados de este mes de abril que ya nos abandona.

Entre la falta de tiempo y el tiempo meteorológico, vamos con mucho retraso y las especies primaverales que me faltan se me van a escapar si no le pongo pronto remedio.

Aprovechando un día de trabajo en la braña somedana de la Pornacal, tan solo pude echarle el ojo a una Inachis io que había nacido en el año anterior, ya que esta bella especie tiene dos generaciones anuales y las que vuelan en esta época del año son invernantes que se reactivan en los días soleados.





La apariencia entre sus alas cerradas o abiertas es espectacular. Si os interesa saber más sobre ella podéis ver otra anterior entrada pinchando en el índice del blog.


La braña de la Pornacal, es uno de esos lugares emblemáticos del Parque Natural de Somiedo, situada a más de mil metros de altitud y con fácil acceso desde el pueblo de Vil.lar de Vildas (Pueblo Ejemplar de Asturias 2004) y al que pertenecen las brañas localizadas en el valle del río Pigüeña.

Si no conocéis esta ruta podéis ver más detalles en la siguiente dirección:
http://www.parquenaturalsomiedo.com/rutas/AS14_1.pdf


Desde el pueblo de Vil.lar de Vildas arranca una cómoda pista de suave pendiente, apta para vehículos autorizados, que nos llevará en apenas tres kilómetros a la braña de la Pornacal siguiendo el curso del río Pigüeña.

Este auténtico poblado de Asterix y Obelix, se compone por cuatro barrios: El Cabu, el Mediu, la Prida y el barrio del Ríu separado de los anteriores por el río Pigüeña y con dos buenas fuentes de aguas cristalinas, una de ellas en el barrio del Mediu y otra a la salida hacia el valle, conocida como fuente de la Prida.


Vista de los barrios del Cabu y  del Mediu desde la ladera contraria






El barrio del Ríu se localiza a los pies del río Pigüeña, comunicado por un puente de madera.


Cabaña del barrio del Ríu con "casetu" y "sombrau"

Esta braña pertenece al llamado tipo "intermedio", que quiere decir que se utiliza en los meses de primavera y otoño, cuando la nieve aún no permite la estancia de los ganados en las brañas más altas. En este caso, la braña de verano es la Braña Viel.la o de los Cuartos, a la que no pudimos llegar porque la nieve nos lo impidió a pesar de lo avanzado de la primavera.



Barrio del Mediu



Enclave estacional de hombres y ganados, La Pornacal aún conserva en pie 36 construcciones donde predominan las cabañas de teito, ancestrales cobijos de considerables dimensiones. El piorno o escoba, abundante en las inmediaciones, es el material vegetal usado por los somedanos para cubrir sus extraordinarias cabañas.


La planta de estas grandes cabañas es rectangular, a diferencia de las localizadas en las brañas altas de los puertos, donde predomina la planta circular. Sus paredes son de piedra y la madera de haya se utiliza para puertas, pesebres y elementos de sujección. La parte alta de la cabaña se destina al almacenaje de hierba.


En el caso de La Pornacal, las cabañas se localizan muy próximas unas a las otras, separadas por muretes de piedra.


El espacio interior se destina principalmente al ganado vacuno y el suelo es de piedra. En unos casos el lugar reservado para el pastor se localiza en una de las esquinas interiores, reduciéndose a un mínimo espacio con cocina y cama y aireado por una pequeña ventana. En otros casos un pequeño "casetu", cubierto con teja, se adosa a la cabaña principal con objeto de conseguir una mayor comodidad para el brañero que en ocasiones debe de quedarse a dormir, lo que ya no es muy común en estos días debido a las buenas comunicaciones existentes con el pueblo principal de Vil.lar de Vildas.


Interior de una de las cabañas con su pesebre de madera.


Las "grandes pelucas" vegetales de la cubierta tienen una vida mínima de 15 años, debiendo cuidarse cada año y sustituir las partes que estén deterioradas. Lo ideal es que los arbustos de escoba se corten en la luna menguante del mes de octubre, asegurando así su resistencia.


La cumbre de la cubierta tiene más de un metro de espesor y es la "cabridura" -armazón de madera- la que sustenta tal peso vegetal el cual se protege exteriormente con granes palos de madera llamados l.latas y gabitos. 


En la actualidad, muchas de estas cubiertas son rematadas por gruesas lonas de plástico para evitar filtraciones de lluvia.


En torno a la cabaña aparece una zanja bordeada por un murete de piedra; se trata del "argoyu", construido con la finalidad de drenar el agua y evitar que el ganado se acerque para rascarse con la cubierta.



En otros tiempos el rejunteo de los muros se hacía con barro y estiercol del ganado.






En las cabañas más evolucionadas, además del "casetu" para el pastor, aparece un gran porche cubierto con tejadillo a un agua de teja curva y sujeto por pies derechos de madera apoyados en losas de piedra. 


A este elemento se le conoce como "el sombrau" y en él se protegen los ganados del calor y las moscas ya que las zonas arboladas son escasas, localizándose éstas más alejadas de la braña.


Detalle de un "sombrau"


Cabezas talladas en el sillar de la entrada de una cabaña del barrio del Mediu (1935), las cuales no se correponden con las fotografiadas por Graña y López y otros en esa misma braña. y que no ví.... (habrá que investigar).


Ejemplos de puertas de con grandes jambas de piedra y dinteles monolíticos.


"Ventanucos" de ventilación y "boqueirones" por donde se introce la yerba en el pajar.


Las tierras que bordean las brañas intermedias están ocupadas por grandes praderías de propiedad privada y separadas por muretes de piedra donde el ganado pace en la primavera y el otoño, cuando no es posible utilizar las brañas situadas a mayor altitud.


A partir de la braña de la Pornacal, se abre un extensísimo y bello valle glaciar -uno de los cuatro del concejo de Somiedo- regado por el curso alto del río Pigüeña, por donde transcurre el plácido acceso a la braña de verano de Brañaviel.la o Los Corros y al pueblo vaqueiro de La Peral.



Este valle de origen glaciar se encuentra afortunadamente muy cuidado y a vivo si lo comparamos con otras zonas ya totalmente abandonadas. La ganadería y el turismo de montaña, unido a las ayudas para conservar tan rico patrimonio han permitido que este interesantísimo enclave haya llegado hasta nosotros (2018). Esperemos que generaciones sucesivas sepan valorarlo y mantenerlo para lo cual es inprescindible la existencia de las explotaciones ganaderas ayudadas por las comodidades propias de nuestro tiempo.

* La llamada "ch vaqueira" que tiene una pronunciación propia (hay que pegar la lengua al paladar), se representa en la escritura realizada con ordenador como una doble ele con un punto intermedio. Si la escritura es manual se representa con una ll con dos puntitos debajo de la misma. Este fonema aún pervive en los concejos de Asturias relacionados con los Vaqueiros de Alzada y así está reconocido por la Academia de la Llingua Asturiana.

Esperemos que por el fin el buen tiempo haya llegado para quedarse y podamos disponer de suficiente libertad para seguir descubriendo nuevas mariposas y paisajes y poder compartirlos.

Salud para todos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...